¿Cuáles son los requisitos para que una cubierta ajardinada sea eficiente?

En la actualidad hablar de sostenibilidad aplicada a la construcción o de edificaciones sostenibles, es hablar de cubiertas verdes. Día a día su diseño y empleo en la edificación van creciendo, convirtiéndose en pieza clave de nuestros edificios. Poseer espacios abiertos, acogedores, donde poder descansar, recrearse o, incluso, cultivar en el interior de las ciudades, se está convirtiendo en una práctica relevante en nuestra sociedad.

Las cubiertas verdes ya no sólo aportan ese área de expansión que comentamos, sino que también son elemento crítico en la propia sostenibilidad de nuestras comunidades. Su capacidad de regeneración de oxígeno, la mitigación del efecto isla de calor y su contribución a la envolvente térmica, hacen que sean una de las principales ideas en la cabeza de arquitectos y proyectistas a la hora de concebir un edificio.

Tipos de cubierta ajardinada

cobertura ajardinada eficiente

Las cubiertas ajardinadas o verdes pueden diferenciarse claramente entre cubiertas extensivas o intensivas. Éstas a su vez pueden ser transitables o técnicas. Todas ellas poseen el denominador común de poseer una protección superior compuesta por sustrato vegetal y/o vegetación. En función del tipo de uso y tipo de vegetación (tapizante para las extensivas o arbustivas para las intensivas) se discretiza entre extensiva o intensiva.

Según indica el CTE (Código Técnico para la Edificación) en el DB-HS (Documento Básico para la Salubridad), todas estas cubiertas descritas anteriormente deben poseer, además de la formación de pendiente:

  • Barrera de vapor
  • Aislamiento e impermeabilización
  • Capa separadora
  • Antipunzonante drenante que garantice la resistencia y durabilidad de la impermeabilización, frente a la acción del sustrato y/o raíces. Y que garantice la correcta escorrentía del agua, procedente de precipitación y/o riego, hacia los puntos de evacuación definidos previamente.

Para poder cumplir con todo esto es fundamental concebir y diseñar la cubierta teniendo en cuenta cada una de las capas que la forman y cómo se van a comportar éstas con la propia vegetación que se ha decidido para la misma:

  • La barrera de vapor juega un papel fundamental para evitar el deterioro de la capa de aislamiento a medio plazo, evitando que el vapor por capilaridad ascienda hasta el mismo.

  • El aislamiento debe poseer ciertas prestaciones específicas elevadas tales como la resistencia a compresión, resistencia al punzonamiento estático y punzonamiento dinámico, sobre él se recibirán sustratos, vegetaciones, drenajes y su carga podría deteriorar el mismo.

  • La impermeabilización debe estar debidamente definida para el uso al que se va a emplear. Una buena impermeabilización nos garantizará que por más años que nos dure la cubierta las raíces no terminarán penetrando y punzonando la misma.

  • La capa drenante cumple con una función determinada para cada tipo de cubierta verde. Por ello es vital conocer su capacidad drenante, su resistencia a compresión, su pendiente mínima admisible de uso y su capacidad de oxigenación del sustrato, para no caer en el error de configurar una cubierta donde el terreno tenga tal dimensión que pueda hacer colapsar la lámina de drenaje o donde no permita la oxigenación del sustrato. Esto podría provocar patologías de filtraciones tempranas o la pérdida de la vegetación a corto plazo.

  • Otro elemento fundamental, el cuál ha de ser analizado y formulado para el tipo de cubierta y tipo de vegetación, es el sustrato. No todas las tierras sirven para construir una cubierta verde. Por ejemplo, si la cubierta es extensiva y se va a instalar una vegetación tamizante tipo serum, la carga de terreno no será muy alta, por tanto, debemos tener en cuenta un sustrato que cumpla también con la función de lastre para las capas de impermeabilización y drenaje, y para ello debemos considerar que los nutrientes los cuales aportan masa se irán consumiendo y el sustrato irá perdiendo peso a lo largo de la vida de la cubierta.
Por todo esto es preciso contar con expertos en cubierta ajardinada a la hora de dimensionar y calcular un nuevo proyecto. Será determinante para obtener una cubierta de altas prestaciones y con garantía de alta longevidad.

Nueva llamada a la acción

Escrito por:

Jesús Huerta

Dejar comentario